Cuándo:
17th febrero 2018 @ 11:00 am – 1:00 pm
2018-02-17T11:00:00+01:00
2018-02-17T13:00:00+01:00
Precio:
10€
Información e inscripciones
Carmen Alonso

Aprende esta técnica, aprendiendo los movimientos básicos del Kobido.

Darás y recibirás el masaje durante el taller para notar en ti los efectos y aprender una secuencia de masaje.

Dirigido a masajistas, esteticistas, peluqueros, acupuntores y cualquiera que quiera aprender las pautas básicas de este masaje.

¿Necesitas aprender una nueva profesión y te gustaría dar masajes?

¿Eres profesional de la belleza o masajes y quieres añadir un extra a tus servicios aprendiendo un masaje facial?

¿Fabricas o vendes cremas faciales y necesitas alguna pauta de masaje para venderlas de forma mas profesional?

Aprende los beneficios del Masaje Facial Japonés y ponlos en marcha rápidamente.

¿Qué te llevarás de este taller?

– Una técnica de masaje para rejuvenecer el aspecto de la piel.
– Podrás aliviar tensiones y dolores de cabeza.
– Ayudar a los demás a relajar la mente y los pensamientos.

El Masaje Facial Japonés es una técnica de masaje muy profunda, con la que trabajamos la piel para que recupere su tersura natural (efecto lifting), el brillo y la salud. Gracias a la combinación de movimientos muy diferentes entre sí, conseguimos descargar la musculatura y aliviar problemas de bruxismo, tensionales, dolores de cabeza… y combinados con el drenaje de venas y del sistema linfático, hacemos de este, un masaje completo, ya que limpia, nutre y relaja todas las capas de la piel para que esta esté bella y sana.. Y el efecto relajante a nivel mental, hace que puedas sentir tu cabeza, descargada y libre de pensamientos. Todos estos beneficios se aprecian desde la primera sesión.

Este será un taller de 2 horas que si quieres ampliar, mas adelante impartiré un Programa Formativo para profesionales, con todos los conocimientos del Masaje Facial Japonés o Kobido.

Imparte: Carmen Alonso Rodriguez, especialista en Masajes Orientales. Mi fomación en masajes comenzó hace ya más de 10 años con el Shiatsu, la verdad es que no sabía muy bien donde me metía (o eso decía mi cabeza…), me guiaba mi corazón y mi intuición. Algo en mi me empujaba hacia el Shiatsu y no sabía que era.
Ahora veo que me guiaban las ganas de ayudar a aliviar, a mejorar, a conectar con el cuerpo, a respirar…
Siempre todos, buscamos una forma de poder ayudar a los demás, y esta es la mia.:)