Cuándo:
14th Junio 2017 @ 7:00 pm
2017-06-14T19:00:00+02:00
2017-06-14T19:15:00+02:00
Precio:
Gratuito
Información e inscripciones

Carmen de Sayve es una médium muy seria con más de 20 años de experiencia recibiendo mensajes de otros planos de conciencia. La información que recibe nos ayuda a entender verdades más profundas que se están dando debido a que cada vez estamos más preparados para escucharlas y asimilarlas. Dependiendo de la frecuencia del médium, así será la frecuencia vibratoria de los mensajes.

Algunos mensajes recibidos:

-En términos de no-tiempo, que es la realidad, la reencarnación no puede existir puesto que el pasado y el futuro están siempre presentes, pero mientras estamos encarnados no entendemos como puede ser que solo exista un eterno presente. Al ser la ley causa-efecto una verdad, se necesita pasar por varias experiencias en la vida física que acontecen simultáneamente para liberarse del ensueño de la vida en la materia física.
Como no podemos entender el no-tiempo, para nuestra limitada conciencia de tercera dimensión la reencarnación existe; con esto podemos decir que nuestra vida actual es el resultado de todas las demás que para nosotros se sitúan en el pasado pero también en el futuro. Parecería que el futuro está ya predeterminado sin embargo no es así. Según las decisiones que tomamos en el curso de nuestra vida van determinando el futuro probable, así como pueden modificar el karma o efecto de nuestras acciones pasadas. Así pues, tenemos que enfocarnos en el aquí y ahora de nuestra vida y actuar siempre en amor que es unión, erradicando el ego que es separación.
Todo esto es algo confuso para nuestro estado de conciencia actual pero contentémonos con intuirlo.-

-El verdadero sentido del dolor es volver a la conciencia unificadora. Al internarnos en el mundo ilusorio de la tercera dimensión necesitamos de estímulos dolorosos para no quedar atrapados en él; no es que el dolor sea un castigo, sino que al oponerse al bienestar del individuo en el mundo físico le ayuda a desapegarse del atractivo que éste le ofrece. El dolor es necesario para elevar la vibración de las células del cuerpo y cuando se acepta no aparece el sufrimiento que nace de la oposición a lo que está sucediendo. El dolor es parte de la vida, el sufrimiento no necesariamente. Nuestra alma necesita de estímulos dolorosos para crecer hacia la luz y, antes de aceptar la aventura del mundo físico, sabe que los experimentará; el dolor no es negativo, sino un acicate para elevar la vibración tanto del cuerpo como del alma.-