Cuándo:
3rd abril 2018 @ 7:30 pm – 9:00 pm
2018-04-03T19:30:00+02:00
2018-04-03T21:00:00+02:00
Precio:
Gratuito
Información e inscripciones
Eva Sánchez Maeso

A principios del s. XXI la secuenciación del genoma humano hizo pensar que se tenía el plano de la especie humana y que se podrían resolver con él todos los problemas y enfermedades. Sin embargo este descubrimiento trajo más preguntas que respuestas, abriendo paso a nuevos campos de investigación.

Uno de los más sorprendentes es la epigenética, que muestra como el ambiente y las condiciones en que se vive marca el desarrollo y el comportamiento de los seres vivos, ya sea por la alimentación, la temperatura o los contaminantes a los que están expuestos y lo más sorprendente es que estos cambios se heredan de unas generaciones a otras, aunque los descendientes no hayan estado sometidos a esas condiciones. Es una herencia que no está en los genes, que no los modifica, pero sí influye en su expresión.

En los últimos años se ha referenciado también como el ambiente emocional produce cambios epigenéticos heredables. De forma que recibimos en herencia lo que vivieron nuestros ancestros y legamos a las generaciones posteriores no solo la influencia de nuestra forma de vida, sino también la de los impactos emocionales.

Por otra parte en el campo de la psicología, el análisis transgeneracional ha mostrado desde hace 100 años, como se heredan patrones, vivencias y conflictos de nuestros antepasados
Una visión desde el punto de vista la ciencia y la psicología nos abre perspectivas nuevas y asombrosas que nos permiten replantearnos nuestra herencia, comprenderla y darle otra lectura.